Publicidad

Usted está aquí

Los mejores rincones para un fin de semana en el Líbano

La primera entrega de la nueva sección 'Aventuras en el Golfo Arábigo' fija como destino el Líbano, un país que genera gran interés en Emiratos Árabes

Rafael González García de Cosío / Beirut
| 03 de Abril de 2018
Castillo del Mar en Sidón. (Rafael González García de Cosío)

Atenas es mi puerto de preparación y salida para el Líbano. La capital griega es una de esas ciudades donde ir de compras se hace más fácil que en otros sitios. Es una de esas capitales donde los comercios se sitúan en calles temáticas. La calle Solonos es una de esas calles, y está reservada para las librerías más importantes de Atenas. Entre ellas se encuentra la librería Travel Bookstore: A diferencia de la mayoría de tiendas de libros de Europa, aquí pueden encontrarse cientos de guías de viaje para Oriente Medio. También de Beirut y el Líbano. Me hago, pues, con una de ellas.

Guías de viaje en una librería de Beirut. (Rafael González García de Cosío)¿Son realmente necesarias las guías de viaje en un país tan pequeño como el Líbano? Lo cierto es que no. Es verdad que la información que proporcionan los libaneses de su propio país no suele ser suficiente (están obsesionados por saber a qué sitio quieres ir exactamente, en vez de tomar la iniciativa y recomendar lugares, debido probablemente a la escasez de turismo), pero existe en el país mediterráneo un circuito claro y fácil de recorrer en un fin de semana. Desde la estación de autobuses de Daoura (una rotonda con tráfico caótico durante todo el día), una autopista se extiende hacia el norte; desde la rotonda de Cola salen todos los minibuses hacia el sur. Y en cuanto a la ciudad de Beirut, basta con coger un service (minibus) alrededor de la Corniche, o paseo marítimo, que bordea toda la ciudad, situada en una especie de península. Para moverse dentro de Beirut basta con pasear o, en momentos de cansancio, coger un taxi para el que no hace falta negociar, pues el precio es fijo: 10.000 libras libanesas o casi 6 euros.

Los mejores restaurantes de la capital libanesa también se encuentran a lo largo de la famosa Corniche. Para entrar en cualquiera de sus restaurantes, aunque sea para el desayuno, hay que deslizarse entre multitud de coches de lujo y obligada es la obtención de una mesa con vistas directas a las rocas del paseo marítimo. ¿Quién dijo que solo los ingleses disfrutaban de legumbres a primera hora? Los libaneses tienen el yogur con garbanzos, anacardos, aceite y verduras como una de sus mayores especialidades, que sin duda otorgan la energía necesaria para lidiar con el calor y el estrés del tráfico.

Antes de salir de Beirut, toca una primera visita a la cadena de librerías más importante del Líbano, la Librairie Antoine, adonde llegan incluso las ediciones de revistas y periódicos franceses. También cuentan con estanterías de libros de español, especialmente aquellos de Pérez Reverte y otros autores con países árabes como tema de fondo. Tengo la suerte de que es sábado, y a la salida de dicha librería, en el zoco de la calle El Moutran, numerosos puestos de jabón y comida muestran la cara más amable del país fenicio. A tiro de piedra está el centro de la ciudad, con sus edificios que recuerdan a países europeos si no fuera porque la mayoría de sus tiendas están cerradas, con soldados que pasean y hacen guardia con uniforme aún de camuflaje.

HACIA BYBLOS, LA CIUDAD MÁS ANTIGUA DEL MUNDO

Fortaleza de Byblos. (Rafael González García de Cosío) Hasta llegar a Byblos, cuna del alfabeto y de la civilización fenicia (se la denomina como la ciudad más antigua del Mundo, siendo provincia de Egipto en sus primeros días, hace casi 4000 años), la impresión es que solo hemos recorrido barrios de Beirut. Tal es la densidad de población en el país mediterráneo. Ya en Byblos descubrimos uno de los mejores restaurantes del país, el Feniqia, donde nos espera una piedra ardiente encima de la mesa que hace las veces de barbacoa, y en donde se tuestan las rodajas de pan que luego untaremos con za'atar, una salsa de hierbas aromáticas que acompañan otros elementos para un minikebab: carne, queso, etc. Por supuesto, todo con la inestimable ayuda de una Almaza, la única cerveza que te sirven del revés. Prueba de la riqueza cultural e histórica del Líbano es la fortaleza de los cruzados de Byblos, construida en el siglo XII y posteriormente reconquistada por los mamelucos y los otomanos. Merece la pena subir por sus bien conservadas escaleras hasta la azotea y contemplar los montes urbanizados al este y el infinito Mediterráneo al oeste.

De vuelta a Beirut, la parada en las espectaculares cuevas de Grotto (para un italiano, el nombre es casi una redundancia) es una obligación. Es difícil describir con palabras la maravilla de este fenómeno geológico que, si bien encantará al viajero desde el primer al último minuto, también le decepcionará profundamente cuando le comuniquen que la cámara queda confiscada a la entrada. Efectivamente, es triste que esté prohibido fotografiar dentro de las que son probablemente las cuevas más grandes e impresionantes del planeta, con sus 'setas' gigantes y sus ríos por los que navegar en barca con el cuidado necesario para no quedarse grogui con el golpe de una estalactita en la cabeza.

La exquisita comida libanesa. (Rafael González García de Cosío)Queda un día de fin de semana, el sur llama la curiosidad del viajero aventurero. Nos disponemos, pues, a coger un 'Service' en dirección a Sidón, donde nos espera el bonito Castillo del Mar, construido en el siglo XIII y aparentemente con el objetivo de aislarse del resto del populacho. Las paredes, como su propio nombre indica, dan al mar Mediterráneo. En el restaurante adyacente (técnicamente un Rotary Club, pero aceptan a cualquiera) es posible degustar una cerveza con tapas increíbles (un servidor pide rollitos rellenos de gambas) que le hacen sentir a uno como si estuviera en Andalucía.

Antes de abandonar el país no podían faltar los malentendidos y los comentarios inesperados de amistad. Está el taxista que no habla absolutamente nada de inglés y que te grita 'matar' cuando pide consejo a los peatones, sin saber tú que 'matar' en árabe significa aeropuerto; y está el policía de la aduana, que a la salida y tras un vuelo cancelado te anima con la pregunta de si eres del Sevilla, para luego alegrarse mucho más cuando se da cuenta de que no, que tú eres del equipo de Andalucía. ''Rubén Castro, ven aquí tío'', y te choca la mano en forma de adiós, hasta la próxima.

Aparece newsletter: 
Noticia secundaria con imagen

En portada

El imam iraní de la zona ha pedido más "regulación" y "vigilancia" en el lugar hasta que "se respete las leyes islámicas"

20/07/2018 - 10:12

El Centro Nacional de Metrología informó que el mercurio llegará a los 48 grados centígrados y no bajará de los 43

20/07/2018 - 09:55

La empresa está trabajando para satisfacer la creciente demanda de visitantes chinos que pasan por los aeropuertos

20/07/2018 - 09:32

Unos 2.500 agricultores de todo el país exponen sus frutos como homenaje al estilo de vida de los beduinos

20/07/2018 - 08:43