Publicidad

Usted está aquí

Cinco horas con Mario (Kondo)

"Decido seguir a rajatabla los mandatos de Marie Kondo y el sábado por la mañana me dispongo a dejar la casa con eco bajo su lema «deja solo lo que te haga feliz»"

Del espejo al diván

Marta Cámara
Marta Cámara

He caído, he consentido en que me prestaran el libro, decido seguir a rajatabla los mandatos de Marie Kondo y el sábado por la mañana me dispongo a dejar la casa con eco bajo su lema “deja solo lo que te haga feliz”. 

Empiezo por la ropa, que dice que es lo más fácil. Hago lo que ordena: sacarlo todo y dejarlo en el suelo. Antes tengo que pedir ayuda a unos vecinos y poner la cama de pie apoyada sobre a la pared, pero lo consigo.

A las cuatro prendas empiezo a sentirme un poco ridícula. Es que Kondo te sugiere despedirte de cada prenda con un “gracias por los servicios prestados” y la voz me sale un poco de falsete.

Me entra la risa floja cuando se las doy a un bolso horroroso, y decido hacer un corte de mangas a esas sandalias carísimas y matadoras que me provocaron un esguince mientras las meto en la bolsa. Si me ve Marie…

La verdad es que así me lo paso mejor, pero llega un momento en el que me canso de dilucidar si una prensa me inspira felicidad cuando la aproximo a mis mejillas y además lo estoy dejando todo perdido de maquillaje.

Decido probarme todo e inauguro una nueva clasificación: lo que me queda de coña y lo que me hace tripa, culo o chepa. Así es más fácil, aunque creo que tengo que ir urgentemente de compras.

Eso sí, como soy previsora y la esperanza es lo último que se pierde hago dos cajas en las que meto algunas-bastantes cosillas. Una se llama “para cuando adelgace” y la otra “por si engordo más, Dios no lo quiera”.

Sigo con el capítulo y ¡punto para mí! Resulta que sigo al pie de la letra uno de sus mantras: el de tener junta la ropa de invierno y la de verano. Más que nada yo lo hago porque nunca se sabe qué temperatura va a hacer y porque me dan mucha pena esas personas que al final acaban bajando de los altillos la ropa de verano el 2 de julio y luego no sacan la de invierno hasta el 18 de noviembre o cuando ya han tenido dos gripes seguidas. La gurú del orden estaría orgullosa de mi cajón fijo –que no estacional- de bañadores y pareos, justo debajo del de bufadas, gorros y guantes.

Empiezo a cansarme un poco, pero descubro lo de los bolsos. La verdad es que la idea es de reverencia con pirueta. Yo soy de comprar muchos y de usar el mismo tres años seguidos con tal de no hacer trasvase de los objetos que acumulo en él. Pero Marie Kondo tiene la solución: vaciarlo en una caja nada más llegar a casa y volver a llenarlo al salir. Por fin voy a ser una de esas señoras que combinan el bolso con lo que llevan puesto.

Sin embargo, no paso por eso de que los calcetines tienen alma y que tienes que hablarles al emparejarlos. Eso es imposible. Además, yo prefiero forzarles a relaciones inesperadas. Calcetín negro de deporte con media de seda color visón y tal. Me parece más romántico.

.....

#comentarios

Añadir nuevo comentario

En portada

Los consumidores deberían verter inmediatamente el contenido de la lata en un recipiente de vidrio después de abrirla", señalan los expertos

22/11/2017 - 09:25

Tiene previsto reunirse este miércoles con el presidente del país, Michel Aoun, para anunciar si deja su cargo o lo mantiene

22/11/2017 - 08:51

La zona franca de Jebel Ali en Dubai tiene condiciones de desarrollo similares a la de Posorja en la provincia de Guayas

22/11/2017 - 08:40

El First Abu Dhabi Bank (FAB) se mantiene insuperable en toda la región en términos de liquidez y rentabilidad

22/11/2017 - 08:17