Publicidad

Usted está aquí

¿Halloween?, que le den calabazas

"La culpa de Halloween, a lo mejor es de los habitantes de esas urbanizaciones satélites a las capitales, tan «American Way of Life» que lo mismo hacen barbacoas para todos los vecinos en las zonas comunes, que te montan una ginkana"

Del espejo al diván

Marta Cámara
Marta Cámara

Acojonadita yo, que llevo todo el mes de octubre. Abriendo las circulares del colegio como si se tratara de sobres del Ministerio de Hacienda o de Tráfico, con las manos temblorosas y sudorosas... 

Sabía que podía estar al caer. La dichosa circular avisando que por motivo de la celebración de Halloween tenía que llevar a criaturita Nº2 vestida de calabaza, de tela de araña o de murciélago. Por suerte, criaturita Nº1 tiene el sentido del ridículo muy desarrollado y me ha salido de los de "tonterías las justas" desde que tuvo que ir de pavo (ave de corral) en un función navideña.

Según se acercaba la temible fecha, iba yo ideando excusas mientras crecía el cabreo ese que llaman anticipado, porque "o el sobre viene con el disfraz dobladito, o va a ser que mejor hago una nota diciendo que la niña está mala"...

Tanto miedo, y al final, parece que me he librado. Que queda una semana y en el cole son muy de avisar con un mes de antelación. Al menos de eso...

La bandeja de entrada de mi correo electrónico se ha ido plagando de mails con ASUNTOS como: "Prepárate para vivir la noche más terrorífica" (¡toma ya!), "Celebra Halloween a partir de las 23:00 en nuestro local" (cronométrenme ustedes que voy), "Te invitamos a degustar nuestro menú especial Halloween" (es que a mí la calabaza...) o "Maquíllate con la paleta más escalofriante" (oigan, que precisamente me maquillo para disimular mi aspecto escalofriante de las mañanas).

Eso, en el correo profesional. En el otro, todo son ofertas de Faunia, el Parque de Atracciones, Pizza Hut, Hollywood y etc. anunciando fiestas ad hoc por todo lo alto. Lo del zoo no lo tengo claro. Igual, a este paso, terminan los pobres osos esos que nos saludan en pie con una sábana blanca por encima y se nos despeñan.

Estamos alimentando los instintos de una generación que terminará asociando lo de Día de Todos los Santos al último nombre de pila de la mayoría de los Borbones (si la saga continúa). ¿Y cómo empezó todo? ¿Fue cuando los americanos llegaron a la base de Torrejón?, ¿por la estrecha camaradería entre Bush y Aznar?, ¿o será cosa de El Corte Inglés?

Si nos ponemos sociológicos, quizá sea culpa de los habitantes de esas urbanizaciones satélites a las capitales, tan "American Way of Life" que lo mismo hacen barbacoas para todos los vecinos en las zonas comunes, que te montan una ginkana de "truco o trato" para atiborrar a los niños de chuches por la urba mientras se toman el gin-tonic.

Me da igual. Yo solo sé que objeto -de conciencia y de gasto-, y que me tomaré unos huesos de santo como Dios manda si es que todavía existen.

#comentarios

Añadir nuevo comentario

En portada

El presidente Abdel Fattah El Sisi convocó una reunión de seguridad de emergencia poco después del ataque

24/11/2017 - 17:19

El servicio de inmunización está disponible en la mayoría de los centros de salud y clínicas

24/11/2017 - 15:49

La asistencia alimentaria presta respaldo a los estudiantes para completar su formación en la Universidad de Hadramaut

24/11/2017 - 15:15

El Centro Nacional de Meteorología pide cautela a los automovilistas en las carreteras

24/11/2017 - 13:54