Publicidad

Usted está aquí

De fronteras y visados

"¿Pero por qué suceden estas cosas? ¿Pero por qué alguien no puede pasar dos semanas de vacaciones en su país con su pareja?"

Susurros de Oriente

Geles Rivera
Geles Rivera

El tema de las fronteras molesta. Molesta y, como concepto, es difícil de entender. Yo comprendo que es necesario gestionar los territorios, pero la manera en que se lleva a cabo... eso no me entra en el corazón.

Mi amiga española vive en Oriente Medio y tiene un novio extra comunitario. Llega agosto y deciden viajar a España por vacaciones. En el momento de solicitar el visado comienza el viacrucis. Documentos, permisos, certificados, tasas y más tasas. Un proceso largo, caro y farragoso. Por suerte, cumple todos los requisitos para obtener un visado de turista en España. La madre de ella prepara la carta de invitación y es normal... ¡quiere conocer a su yerno en persona! Digo en persona porque por skype ya han tenido el placer.

Cuando mi amiga acude a la embajada para recoger el visado... ¡denegado! ¿Por qué? Porque -según alegan- el motivo del viaje no es creíble... ¡¿Que no es creíble?! Lo siento, pero no lo entiendo. Además, todo su círculo sabe de la relación. Yo, incluso, tuve celos de él porque desde que están juntos ella empezó a distribuir su tiempo. En fin, que la cónsul no se fiaba de esa solicitud. Por cierto, solicitud presentada por una ciudadana española, porque fue ella quien la tramitó. Además, con toda la ilusión de compartir las vacaciones en su país con su pareja, presentárselo a su familia y descansar unos días del calor del desierto.

Como ella no se rinde con facilidad (por no decir que es una de las personas más cabezonas que conozco), presenta un recurso. Nuevamente invirtiendo tiempo, energía e ilusión. Resolución... ¡denegado!

¿Pero por qué suceden estas cosas? ¿Pero por qué alguien no puede pasar dos semanas de vacaciones en su país con su pareja? ¿Pero qué se le pasó por la cabeza a esa señora cuando lo denegó?

Como europeos que somos, nos podemos sentir afortunados. En la mayoría de mis viajes he gestionado los visados en los aeropuertos correspondientes, en el propio país de llegada. Y cuando no ha sido así, el trámite ha resultado sencillo (más barato o más caro dependiendo del país a visitar). Sí... como europea no suelo vivir esta situación. Pero la veo. La veo con frecuencia. Y me duele. Me indigna y me supera.

Tenía una compañera de trabajo que era arquitecta y no podía viajar casi a ninguna parte. ¿Por qué? Por su nacionalidad, iraquí. No fue suficiente vivir una guerra durante años y un exilio posterior. Ahora no puede visitar muchos países. A otra amiga alemana le denegaron un visado para Estados Unidos. ¿Por qué? Por haber nacido en Irán. Su novio tuvo que viajar solo a Nueva York. Por este motivo no visitamos nosotras Irán el año pasado. Por el cuño en nuestro pasaporte.

Antes de vivir en el Golfo me renové el pasaporte porque el anterior estaba caducado. Y menos mal que así fue porque podrían haberme denegado la entrada si hubieran visto que tenía un cuño de Israel. De nada habría servido explicarles que había asistido a la boda de una amiga.

Y así estamos... en un mundo dividido por líneas y por políticas que yo no alcanzo a entender. Líneas que han derramado mucha sangre y que todavía siguen haciéndolo. Líneas, muchas, fruto de anhelos descontrolados de poder y de riqueza de unos pocos. Y el precio... el trabajo y de la sangre de unos muchos.

Intento ser optimista pero nos lo ponen difícil. ¡Nada fácil! Y así es como he vivido de cerca este ejemplo de injusticia en relación con las fronteras y con los visados. Por cierto, mi amiga ha decido casarse con su novio. El trámite no va a resultar fácil, corto, sencillo ni barato, pero supone la única vía para que ellos viajen con normalidad al país de él o a España. Amiga, yo viví una experiencia parecida. Te mando mucho ánimo y mucha fuerza. ¡Las fronteras y los visados no van a ser más fuertes que el amor!

#comentarios

Comentarios

Casarse en España con alguien extracomunitario es un lío de papeles terrible. Yo me casé el mes pasado en Seychelles. Te preparan todos los documentos para legalizarlos en UAE y en España. Es rápido, precioso y barato.

Yo soy Puertorriqueño nacido y criado. Esto significa que aporto la nacionalidad Estadounidense. O sea, la entrada a muchos países se me hace fácil. Aun así, también soy Musulmán y he tenido situaciones donde me han negado el visado por esa misma razón. Y aunque me frustra y me duele también lo entiendo. Un país tiene que proteger los residentes y ciudadanos en dicho país. Yo me tuve que acostumbrar al prejuicio viviendo en los EEUU, primero por Hispano y segundo por Musulmán. Pero eso me hizo entender algo bien importante: en momentos de crisis la Injusticia reina. Por ejemplo, aqui en Kuwait yo soy dueño del único restaurante Puertorriqueño. Cuando estaba abriendo me llegan 4 españoles y en el momento en que me vieron se excusaron y se fueron. Lo irónico es que, como me vieron como un Musulman con barba larga, tuvieron el prejuicio de que como soy Musulmán tengo que estar con ISIL. La ironía es que ellos no sabían que en esos momentos yo estaba bien preocupado porque mi primo que es Catalán y de Barcelona no estaba respondiendo a mis llamadas. Alhamdulillah, el respondió más tarde para dejarnos saber que estaba bien.

Añadir nuevo comentario

En portada

Ambos países han acordado impulsar la conectividad, el turismo en ambas vías, el comercio, las inversiones y la cooperación sobre todo en materia de energías renovables

25/11/2017 - 09:37

El ministro de Exteriores cubano y el embajador emiratí trataron la mejora en áreas de economía, negocios, cultura y salud

25/11/2017 - 09:30

Los bombardeos fueron efectuados contra dos vehículos todoterreno que circulaban por un área desértica

25/11/2017 - 09:11

Además se necesitarán 3.350 nuevos aviones valorados en 730.000 millones de dólares en la región

25/11/2017 - 08:52