Publicidad

Usted está aquí

¿Te dominan tus emociones?

"La mala gestión de nuestras emociones puede derivar en la manifestación de diferentes comportamientos que sobre todo son perjudiciales para nosotros mismos"

Detribu

Marta Pérez

La mala gestión de nuestras emociones puede derivar en la manifestación de diferentes comportamientos que sobre todo son perjudiciales para nosotros mismos. Aprender a gestionar lo que sentimos es clave para conseguir cualquier objetivo que nos propongamos, para salir victoriosos de una conversación familiar o laboral, para tomar una buena decisión, para evitar un atracón, el exceso de alcohol, de tabaco, de cualquier otra sustancia tóxica para nuestro cuerpo, en definitiva, ahorrarnos momentos de sufrimiento y autodestrucción, que es lo que acabamos haciendo en última instancia.

"Una emoción es un estado psicológico complejo que implica tres componentes distintos: una experiencia subjetiva, una respuesta fisiológica, y una respuesta conductual o expresiva". (Hockenbury y Hockenbury , 2007)

Muchas personas hemos experimentado situaciones en nuestras vidas en las que nos hemos dejado arrastrar por nuestras emociones. Creo poder afirmar que la mayoría de nosotros:

1. Dominados por la ira, hemos dicho algo de lo que luego nos hemos arrepentido.

2. Hemos tomado decisiones afectados emocionalmente por una mala noticia que no acabamos de aceptar.

3. Hemos dejado que nos afecte el mal humor de un compañero o un familiar.

Normalmente, este tipo de situaciones provocan emociones en nosotros que en la mayoría de los casos no sabemos ni siquiera identificar y acaban por dominarnos y provocarnos malestar. El psicólogo Paul Eckman sugirió en 1972 que hay seis emociones básicas: miedo, asco, enfado, sorpresa, felicidad y tristeza. Sin embargo, durante mi proceso de crecimiento personal y participación en diferentes talleres emocionales, descubrí unos 70 tipos de emociones, empecé a trabajar con ellas y a conocer que cada una posee una luz y una sombra. El reconocer e identificar las emociones mejora el aprendizaje sobre cómo nos sentimos en una situación particular y nos ayuda a trabajar para conseguir objetivos y ser nuestra mejor versión. Pero, ¿qué claves puedo aplicar en mi día a día para mejorar mi gestión emocional?

"La inteligencia emocional es una forma de reconocer, entender y elegir cómo pensamos, sentimos y actuamos. Forma nuestras interacciones con otras personas y nuestro propio entendimiento. Define cómo y porqué aprendemos; nos permite establecer prioridades; determina la mayoría de nuestras acciones diarias. La investigación sugiere que determina al menos el 80 por ciento del éxito en nuestras vidas". (J. Freedman)

1. Observa qué es lo que estás sintiendo. Debemos aprender a identificar qué emoción se está apoderando de nosotros y averiguar qué podemos aprender de ella. Cada emoción tiene una luz que hay que saber aprovechar en beneficio de nuestro crecimiento personal. Puedes hacer una lista con diferentes emociones e identificar cuáles son las que mas sueles sentir en tu día a día y empezar a trabajarlas para descubrir qué cosas buenas te pueden aportar.

2. Identifica por qué estás sintiendo esa emoción. ¿Qué ha detonado que esa emoción haya nacido en ti? ¿Ha sido una conversación? ¿Cómo ha actuado una persona? ¿Tener que tomar una decisión? ¿Algún reto? ¿Algún pensamiento en concreto? Las emociones provienen de pensamientos, si repetimos pensamientos negativos, dañinos, tóxicos, continuaremos sintiendo las mismas emociones. Tenemos que estar atentos a aquello que pasa por nuestra cabeza. Cuando sientas una emoción, puedes escribir en un papel qué pensamiento fue el que la detonó.

Publicidad

3. No tomes decisiones ni actúes cuando las emociones estén en su punto álgido. Imagina la típica esfera de cristal navideña con un muñeco y nieve dentro; cuando la agitamos, la nieve se esparce por el espacio, pues así se encuentra la emoción cuando comenzamos a sentirla, cada célula de nuestro cuerpo está embriagada de la emoción. Tenemos que esperar a que la nieve vuelva a caer y todo quede en calma. Entonces, podremos tomar la decisión.

4. Practica meditación, yoga o tai chi. Con la atención plena, la concentración en la respiración, poniendo el foco en nuestro cuerpo, en cómo nos sentimos, olvidamos el resto de preocupaciones y vivimos en el aquí y en el ahora. Esto nos ayuda a adquirir el hábito de estar más calmados, a no reaccionar ante cualquier estímulo, a identificar nuestros pensamientos y a nuestro ego.

------------------

Detribu.net

Instagram: @detribunet

Twitter: @detribu1

Pinterest: @detribu 

Facebook: @detribu

Youtube: Detribu

Atención: Ten en cuenta que este texto está escrito de acuerdo con las experiencias de vida de la fundadora de DETRIBU y con lo que ella ha conocido, puede haber diferentes visiones sobre un mismo tema dependiendo de las vivencias de las personas. Todas se respetan y se escuchan.

Aparece newsletter: 
Noticia secundaria con imagen
#comentarios

Añadir nuevo comentario

En portada

‘Baynana’ nace en España con el objetivo de prestar voz a los inmigrantes, neutralizar los prejuicios y tender puentes hacia la diversidad

14/05/2021 - 10:34

El diseño del pabellón español muestra los estrechos vínculos históricos con el mundo árabe

14/05/2021 - 08:27

El informe no revela la causa de la disparidad entre los grupos religiosos

14/05/2021 - 08:08

El jefe de la diplomacia estadounidense reiteró este jueves que deben cesar los ataques palestinos

14/05/2021 - 07:43